6 oct. 2009

Lo que cambió y lo que no cambió (tanto) en la escuela

Simplemente a partir de algunos años de estudio y otros –pocos- de ejercer la docencia, empecé a tener una sensación  que empiezo a confirmar buscando algo de material al respecto: en las últimas décadas, cambiaron los paradigmas educativos y con ellos los programas y algunas didácticas, cambiaron los alumnos, los maestros y su formación, cambió –por sobre todas las  cosas- la forma de comunicarse a partir del meteórico desarrollo y masificación de las nuevas tecnologías… cambiaron muchas cosas, pero hay algunas que permanecen bastante parecidas a como eran hace 40 o 50 años atrás: los cuadernos de los alumnos y las evaluaciones.

Los cuadernos


Supongo que motiva este cuestionamiento la paulatina introducción de la cultura digital en la escuela en nuestra región –dependiendo siempre de factores económicos y de las políticas gubernamentales.
Sin embargo me parece importante detenerse a reflexionar un poco en el uso que se le da al cuaderno en la escuela, y en qué medida responde a fines educativos o a mecanismos de control o demanda familiar.

Así es que fui a dar con una nota de La Nación en la que se presenta un material muy interesante. Se  trata del libro "El discurso escolar a través de los cuadernos de clase", de Silvina Gvirtz. Con ese trabajo, la autora se doctoró en Educación con el objetivo de descubrir algunos aspectos escondidos en los cuadernos escolares.

En él se analiza las distancias que existen entre las propuestas curriculares y las prácticas discursivas ligadas al trabajo en clase y que me propongo abordar en próximas entradas, pensando en algunas experiencias del presente. ¿cuadernos digitales? ¿por qué y para qué usar el cuaderno en la escuela?

Las evaluaciones

Me encuentro cursando la Lic. en Educación –a distancia- en la Universidad Virtual de Quilmes. Y algo –que guarda relación con lo anterior- me ha hecho reflexionar en esta línea.

Con una plataforma de trabajo muy novedosa, y excelentemente organizada. Con materiales muy ricos en contenidos y desafiantes en cuánto a la propuesta, salvo en  algunos trabajos donde se aplican algunas herramientas colaborativas vía Internet, con propuestas de evaluación donde se pide producir y relacionar contenidos diversos, los exámenes terminan siendo igual que hace muchísimo tiempo atrás… pregunta-respuesta del contenido en cuestión en forma individual. Igual a lo que hacemos en la escuela desde hace tanto tiempo atrás…

Algunas preguntas: ¿habrá otra manera de evaluar? Esta manera tradicional de evaluación, ¿representa alguna enseñanza para el alumno en el marco de experiencias significativas que tengan relación con el mundo del trabajo real?

Estos temas trataré de desarrollarlos en entradas futuras. Mientras tanto, espero sus aportes y experiencias que quieran compartir…

4 comentarios:

  1. me gusto mucho, es una realidad

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con la reflexión, sucede lo mismo por esto lugares. Sonia

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno el artículo y el blog en general es muy interesante.

    ResponderEliminar

notas anteriores >